Reseña

     Corría el año 1902, cuando el joven de 14 años, Juan Ansaldo Peragallo, dejaba el puerto de Génova (Italia) para tomar rumbo a América. Firme en su propósito, Juan Ansaldo arribó a Chile, teniendo que atravesar el feroz mar del Cabo de Hornos en un velero de madera.

 

     Desde sus inicios, el joven inmigrante se incorporó a una tienda de abarrotes del puerto, donde trabajaba los siete días de la semana. A los 22 años, Juan Ansaldo dispuso de los recursos necesarios para comprar a su ex patrón el almacén de abarrotes, en el que por años había trabajado.

 

     Junto a sus hermanos, Juan Ansaldo forma “Ansaldo Hermanos y Compañía”, empresa que llegó a tener tres negocios de expendio de abarrotes: “Punta Arenas”; “Emporio Echaurren” y “Emporio Ansaldo”. En dichos almacenes, se encontraban abarrotes y frutos del país, como así también menaje importados desde Europa.

 

     En el año 1941, los tres negocios se separaron y Juan quedó con el ubicado en la calle Serrano de Valparaíso, llamado “Emporio Ansaldo”.

 

     En el año 1952, se constituye la sociedad “Juan Ansaldo e Hijos Ltda”. Paulatinamente, el negocio fue evolucionado hacia las ventas al por mayor, el cual debió atravesar tiempos difíciles entre los años 1970 y 1973, debido al desabastecimiento.

 

     A partir del año 1975, la empresa comienza ampliar el ámbito de sus negocios; al incursionar en el rubro de la importación de juguetes y artículos de regalo para el hogar. Una de las marcas más emblemáticas que introduce en el mercado chileno fueron los autitos Matchbox. Años más tarde, la empresa incorpora nuevas líneas de negocios como la calefacción y los electrodomésticos.

 

     En el año 1988 se comienzan a incorporar a la empresa integrantes de la tercera generación (nietos de Juan Ansaldo).

 

     Las exigencias del mercado llevan a la empresa a realizar dos nuevas inversiones para potenciar el desarrollo de la compañía. En el año 1999, se inauguran las nuevas oficinas y centro de distribucion con 10.000 m2 en el sector de Placilla, Valparaíso. Asimismo, en el año 2001, se inauguran las nuevas oficinas comerciales en la ciudad de Santiago.

 

     A partir del año 2004, la empresa se enfoca en el negocio infantil, en donde el área de los juguetes da énfasis al desarrollo de juguetes con licencia. Un año después, la empresa inicia otra línea de negocio relacionada al mundo infantil: los productos escolares, tales como mochilas, estuches y otros.

 

     En el año 2005, la empresa se transforma en Sociedad Anónima Cerrada, con el fin de ordenar la sucesión de la propiedad. Se constituye un Directorio que será base del gobierno corporativo de los años siguientes.

 

     En el año 2008 y, debido al crecimiento de la empresa, el centro de distribución de Placilla se amplía en se 2.000 m2. En este mismo año, se crea la marca Play Box para la apertura de jugueterías especializadas, donde se inauguran tres tiendas en Santiago: La Florida, Maipú y Los Domínicos.

 

     En el año 2010 se ingresa al negocio editorial, en donde se desarrollan productos como álbumes, cartas coleccionables y novelties.

 

     A partir del año 2012, las tiendas que operan con la marca Ansaldo comienzan a transformarse al formato de jugueterías especializas Play Box. Es así como en el año 2012 la emblemática tienda de Viña del Mar cambia de formato y en el año 2013 la tienda ubicada en Ñuñoa hace lo mismo.

 

     Hoy en día, las empresas Ansaldo dan cobertura a diversos canales como venta a comercio, venta a empresas, venta al canal masivo, venta en su propia cadena de 8 jugueterías y venta por internet dentro del mercado chileno. Asimismo, da cobertura al mercado internacional a través de la empresa que posee base en la Zona Franca de Iquique.

 

     En las oficinas de la casa matriz ubicada en Valparaíso, nuestro puerto, nuestro origen, riden tributo retratos que reflejan el temple de Juan Ansaldo, un inmigrante Italiano.

 

     Hoy en día, laboran sus hijos Atilio y Armando y sus cinco nietos...